Make your own free website on Tripod.com
Todo sobre el Medio Ambiente
¿Por qué asaltar la vida y la cultura?
Home
Amenaza Minera en Honduras
It threatens Mining in Honduras
Segregación
¿Por qué asaltar la vida y la cultura?
Contabilidad y vida
Reflexiones: Derechos Humanos. Juan Almendares
vea mas sobre las mujeres aqui
PRESENTACIONES SOBRE LA MUJER
Desarrollo Sustentable

  Juan Almendares*

Silencio! ¡Silencio! ¡Silencio! Esta expresión de la muda realidad violentaba  mi conciencia.   Se refleja en  la falta de expresión de toda una nación que tiene  un tumor oculto   que deforma y corroe el cuerpo  al callar la verdad sobre la violación de los derechos humanos y la injusticia ambiental y social.    

 

El silencio se comparte o se desafía. En este caso no se trata de la sabia forma de callar sino del  silencio  traidor. Era el silencio   que comparte el crimen. El que niega y deforma la historia. El que se mantiene sigiloso ante la invención de las mentiras, enhebra las ideas y engatuza la mente  para negar la identidad cultural.

 

Aprendimos la cautela del miedo a través de la violencia, el terror, la guerra, a tal grado que somos  un país ocupado militarmente, sin voces de protesta o de silencio  al comprar la conciencia de los gobiernos.

 

La historia esta muda    ante la invasiones  de piratas, filibusteros, marines , multinacionales que han asaltado  nuestras tierras , aires, bosques y aguas; desalojando las plantas, animales, minerales y seres humanos haciéndolos emigrar en una cadena histórica infinita que persiste hasta el presente siglo.

 

El ultraje y la humillación y muerte se ha reflejado en los despojos violentos de los campesinos, lencas, los garífunas, los misquitos, los pech,  tawakas, chorties, olmecas  y afrodescendientes

 

El silencio nacional es  desesperante. ¿Será un mecanismo de defensa o expresión de sufrimiento o de complicidad  o será una forma de dominación   del aparato criminal  que nos vuelve insensibles ante los atentados contra  la naturaleza y la humanidad?

 

Estas ideas se tornaron obsesivas  y no me dejaron dormir. El cansancio me venció y en medio de la transición entre el dormir  y el despertar, se nutrió la  imaginación.

 

Me encontraba en un inmenso cuarto de espejos que al mirarlos observaba en ellos la imagen de un  de un gorila peludo de piel verde que hacia muecas frente al espejo, sonriente y con gran sentido de humor. Luego dirigí la mirada hacia mi cuerpo y en vez de asustarme tuve la vivencia de que efectivamente era el gorila de los espejos. Salte, me golpeé el pecho con ambas manos peludas y grite con todas las fuerzas de mi espíritu; luego, retumbo la montaña. Libere la tensión de aquel silencio que me aterrorizaba. De pronto me desperté en la sombra de un frondoso roble; al cual abrace y grite con todas mis fuerzas: ¡hay que romper el silencio criminal  que nos mantiene dormidos!

 

Con aquel sueño, sentí el profundo compromiso unitario del despertar de la imaginación y la esperanza. ¿No es posible que continuemos inmovilizados y taciturnos frente a la invasión de las tierras, el asesinato de los bosques, las aguas y los aires?. Sobre todo aquellos que hemos sido educados en las universidades, que nos dedicamos a la enseñanza, que nos hemos formado en las áreas técnicas sociales, biológicas, de la salud y educación.  ¿Como es posible que los intelectuales y técnicos  guardemos silencio ante la hecatombe ambiental y cultural?

 

¿Porque permitir  que nos atropellen  y que vendan la patria? ¿Por qué no gritar como los gorilas para que las voces en defensa de la libertad y la vida planetaria se escuchen en el mundo?. Nos invadieron las mineras y guardamos silencio; nos inundaron de plaguicidas las bananeras y guardamos silenció, torturan los bosques  y manglares las empresas madereras y camaroneras  y nos mantenemos  callados. Ahora los megaproyectos turísticos de Tela y las grandes represas del Tigre y del Patuca, son proyectos de desalojo y muerte de las poblaciones. Asesinan a los dirigentes  por las tierras y aguas y la impunidad continua

Basta de silencio, silencio, silencio, hay que gritar, gritar y gritar;  sumarnos todos y todas a los gritos  del bosque de las aguas de los aires y de todas los hermanas y hermanos del mundo. Movilicemos las conciencias de los niños niñas y jóvenes; marchemos unidos: obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales solidarios con los pueblos   y detengamos la maquinaria infernal de esa guerra que mantienen las multinacionales. Los pueblos unidos son capaces de parar estos proyectos criminales que traicionan los intereses de la patria y que  son un asalto a la cultura y la vida

.*Presidente del Movimiento Madre Tierra Honduras miembro de Amigos de la Tierra Internacional y Oil Watch International

 

 

 

GRANDES HOMBRES Y MUJERES DEL MUNDO

BUSQUEMOS LA PAZ JUNTOS LOOKING FOR PEACE TOGETHER

Enter supporting content here