Make your own free website on Tripod.com
Todo sobre el Medio Ambiente
amenazamineraenhonduras
Home
Amenaza Minera en Honduras
It threatens Mining in Honduras
Segregación
¿Por qué asaltar la vida y la cultura?
Contabilidad y vida
Reflexiones: Derechos Humanos. Juan Almendares
vea mas sobre las mujeres aqui
PRESENTACIONES SOBRE LA MUJER
Desarrollo Sustentable

El drenaje ácido y la muerte silenciosa

Juan Almendares

Legislar para la muerte, aprobar concesiones mineras;  es un desafío moral para los representantes del Congreso Nacional.  Primero  porque históricamente las industrias mineras, tabacaleras y bananeras han sobornado a algunos miembros del Congreso Nacional, segundo porque la actuación en un   Congreso ha servido para catapultar una candidatura presidencial   de  la República. Tercero porque tanto las viejas  como las abandonadas minas, aun después de “muertas” siguen causando graves daños al ambiente y la salud humana.

Estos impactos  no son previstos ni mucho menos tomados en consideración  por las cosméticas reformas legislativas. Los argumentos de la  industria minera son  más escuchados que la opinión ética y calificada de los investigadores nacionales  que defienden los intereses del patrimonio ecológico y  cultural y sobre todo la salud humana y planetaria. Es el desafío moral entre la lógica del dinero (y en este caso, de la muerte) frente a la lógica de la vida. En consecuencia no se puede afirmar que  existe  una industria minera  ética  multinacional: la historia ha demostrado lo contrario.

Inmediatamente después del huracán Mitch, denunciamos  ante la opinión publica las posibilidad de contaminación de metales pesados, casi un siglo después de que quedara abandonada la mina de la Rosario Mining Company  que operó en San Juancito y poblados del municipio de Valle de Ángeles. Planteábamos a nivel nacional y particularmente en la zona en mención la hipótesis de  que la formación  de corrientes de presión hídrica  que  al remover los sedimentos de metales pesados  y plaguicidas contaminaría las aguas, lo suelos y por ende la salud humana. Enviamos a analizar unas muestras con nuestros propios recursos; sin embargo no se  realizaban exámenes  de algunos metales pesados.

Visitamos la Boca Mina de Cerro Grande y aguas abajo observamos que el pH era ácido. Enviamos a analizar el agua a Costa Rica porque nos dijeron en ese momento que no estaban analizando aluminio. Efectivamente, las concentraciones de aluminio excedían los valores normales. Consideramos que se trataba de un caso de Drenaje Ácido Minero. Conversamos con algunos pobladores y nos dijeron que el agua había cambiado de sabor, de color y que producía picazón en el cuerpo y  caída del pelo.  Escribimos artículos periodísticos (algunos de ellos no fueron publicados en la prensa diaria, aunque sí en la Web) denunciando esta situación y siempre existieron oídos sordos por parte de  las autoridades correspondientes.

Durante este mes de febrero se ha denunciado por parte de las comunidades de Cerro Grande, El Carrizal, La Cañada y El Retiro  la contaminación por metales pesados  de las aguas y la presencia de enfermedades sumamente peligrosas. Se trata, sin duda, de un caso de Drenaje Ácido Minero que libera metales pesados.

Qué es el Drenaje Ácido Minero:

 

Drenaje ácido de mina: El ácido que se forma por la explotación minera, ya sea por excavaciones subterráneas o  a cielo abierto por acción del cianuro; libera los metales pesados  de las rocas fragmentadas  y el resultado es la  contaminación del agua, el aire  y los suelos. La explotación minera deja un proceso perpetuo de contaminación que puede durar años y hasta varios siglos; puede ser superficial o profunda; de alta acidez, saturada en sulfato y con niveles elevados de hierro, manganeso, cadmio, aluminio y otros metales. Debido a la alta cantidad de hierro oxidado, el  color del drenaje es rojizo y es por eso que los campesinos dicen que el agua “tiene sarro”.

 

Es urgente que esta anómala y peligrosa situación sea  subsanada y esa es una responsabilidad de las autoridades; mas, si éstas son sordas, mudas y ciegas, corresponde a nosotros, como seres humanos, denunciar a todo el mundo que otros seres humanos como nosotros están en constante y grave peligro. Por un lado está nuestra solidaridad y la salud de las comunidades, por la otra, infortunadamente, la pútrida relación que el dinero extiende, como hidra, entre los que tienen poder, pueden solucionar estos problemas y no lo hacen.

Tegucigalpa. Enero, 2007.

 

Enter supporting content here